La Publicidad y los niños

Hoy vamos a intentar haceros reflexionar sobre el tipo de publicidad que vemos y oímos, y ven y oyen nuestros hijos en los medios de comunicación y su influencia sobre nuestras decisiones de consumo. Pensemos en la siguiente frase: Helados Miko “saborea lo bueno de la vida”, ¿Qué nos sugiere? ¿nos apetece un helado? ¿Por qué?…

La publicidad, tiene un objetivo clave: convencernos de que necesitamos y por tanto queremos ese producto (que probablemente no necesitamos), ¿Cómo lo hacen?

  1. Convenciéndonos de que el producto tiene unas maravillosas propiedades nutricionales.  Las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables (para nuestras desgracia) están permitidas por el Reglamento (CE) n.º 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 2006 y el Reglamento (UE) No 432/2012 de la Comisión, de 16 de mayo de 2012 entre otros. Las grandes empresas se aprovechan de ello y así nos encontramos en las etiquetas y en la publicidad menciones como: <<Rico en fibra>>, << Con vitamina A, E…>>, <<Bajo contenido en sal>>, etc.  Además aparecen anuncios televisivos donde lo prioritario es convencer a los padres de lo importante que es comprar ese “alimento”* para que sus hijos estén sanos y fuertes. Los slogans: <Si vuestra criatura no come, no pasa nada “estos polvos mágicos” lo tienen todo>>, <<Todo lo que tu niño necesita>>, <<Una forma de que coman…>>, ….seguro que los hemos escuchado más de una vez. Os dejo aquí un par de enlaces de anuncios muy reveladores: Una crema de avellana que te regalará sonrisas y miradas, unas galletas que conseguirán que desayunen si o si (recuerda que lo más importante es que tu hijo desayune, la calidad del desayuno es un cero a la izquierda), o sustituyamos pastas o cremas por alimentos frescos, ¡venga vamos a darles paté por pescado! (recordad, el 100% natural os tiene que dar risa, está ahí para eso). (*La palabra “alimento” os la he puesto entre comillas, porque a veces alimentar…lo que es alimentar como que no…)
  2. Señalando lo “cool” que seremos si lo tomamos. Este tipo de anuncio no trata de convencernos a nosotros, maduros y sabios padres “difíciles de engañar”, va dirigido a convencer a nuestros influenciables adolescentes e inocentes chiquitines de que realmente necesitan tomar ese producto para ser guays, divertidos, ligar más, tener amigos o incluso para ser más listos. Y así, aparecen los anuncios como: vamos a tomarnos un batido y salir a disfrutar sea donde sea, o mejor aún, teletrasportémonos a donde más nos apetezca, el anterior decía que nos bebiésemos el mundo y éste que nos lo comamos (¡aviso a lectores! este anuncio tiene telita…), vamos a poder a hacer mil cosas a la vez y nadie nos va a frenar (ni los remedios milagro se anuncian también)…
  3. Regalándonos todo lo que se les ocurre. De este tipo tenemos ejemplos a punta pala: desde el famosísimo huevo sorpresa, las bebidas que regalan viajes por el mundo, las famosas batidoras veraniegas de vuestra marca favorita de cacao, hasta las bolsitas de patatas fritas que regalan tazos, pegatinas, tatuajes e incluso colgantes (pequeña colección tenía yo de chica de los muñequitos de una famosa marca de pipas). El anuncio que os pongo a continuación es relativamente nuevo: https://www.youtube.com/watch?v=pkKPX0T8luc, básicamente te dice que si no le compras el cacao el pobre no se podrá hacer fotos, ayúdalo mujer, ¡no seas mala madre! (sí, va dirigido a las madres y solo a ellas…).
  4. También tenemos las ofertas: ofertamos 2×1, te regalamos 250 g o un producto más, te bajamos el precio. Ejemplos conocéis miles, os dejamos unos pocos: https://www.youtube.com/watch?v=KiYvXG7y0Q4 (este primero tiene un poquito también del punto 1, a ver quién es el listo que no se da cuenta…), https://www.youtube.com/watch?v=HxtIOYnSjNshttps://www.youtube.com/watch?v=x0iAFQVN48U ( y éste un poco del segundo), …
  5. Famosos. Ponernos como protagonistas a personajes queridos por nuestros peques o a famosos (con 5 carreras y 3 másters relacionados con la alimentación) que nos digan lo bueno que son los productos (voy a omitir la vergüenza que me da que grandes cocineros salgan como imagen de alimentos precocinados y otros productos):
    1. https://www.youtube.com/watch?v=SpVOoYAve7k,
    2. https://www.youtube.com/watch?v=KH4a3ePXxM4,
    3. https://www.youtube.com/watch?v=WJG2C5tDRJc,
    4. https://www.youtube.com/watch?v=ArmcXO7nz3I, etc.
  6.  Recomendado por entidades científicas (Si lo de antes me daba vergüenza, ésto ya ni os cuento). Os podéis encontrar en el mercado, cremas de cacao avaladas por federaciones de baloncesto, galletas recomendadas por asociaciones infantiles (tenéis un ejemplo de ello más arriba en “las galletas que conseguirán que desayunen si o si”) y otras muchas barbaridades que sacan de sus casillas a todo nutricionista que se precie.

Por último, quería haceros mención rápidamente al sexismo en la publicidad. Os dejo un vídeo-resumen sobre el tema (https://www.youtube.com/watch?v=P8GuCxUsNWY) y un anuncio dedicado a niñas que pone en pie a toda persona que lo ve: https://www.youtube.com/watch?v=z7RUZ5zemvY, si lo juntáis con los del vídeo-resumen y con el anterior de “comerse el mundo”… tenemos para semanas de debates.

Bueno espero que os haya quedado claro el mensaje de este post: ¡DEJAD DE VER LA TV!

Fuera de bromas, si queréis saber más sobre este tema os propongo que asistáis a nuestro curso ¡Comprar bien, para comer mejor! en él visualizamos algunos anuncios de alimentos que se emiten en la actualidad y buscamos que mensajes, sensaciones y emociones nos transmiten. ¡Hay que aprender a seleccionar!. Además, durante el curso, analizamos más en profundidad las diferentes estrategias, antes mencionadas, que utiliza la publicidad para convencernos de que compremos sus productos.

Espero vuestros comentarios, el tema de hoy da muchísimo juego.

Zona Privada

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.