Lactancia materna, una experiencia para disfrutarla

Durante los primeros días de octubre se ha celebrado, en España, la Semana de la Lactancia Materna. Como nutricionista, en principio pensé recordar la importancia de la lactancia materna en el desarrollo y crecimiento de nuestros peques, pero he creido más interesante dar mi visión de ésta como madre que ha dado el pecho hasta que mi peque tuvo los 4 años y medio.

Antes de continuar quisiera hacer incapié en el punto de partida: La Organización Mundial de la Salud (OMS), como recomendación de salud pública mundial, recomienda que “durante los 6 primeros meses de vida los lactantes deberían ser alimentados, exclusivamente, con leche materna para lograr un crecimiento, un desarrollo y una salud óptimos. A partir de ese momento, a fin de satisfacer sus requisitos nutricionales en evolución, los lactantes deberían recibir alimentos complementarios adecuados e inocuos desde el punto de vista nutricional, sin abandonar la lactancia natural hasta los dos años de edad, o más tarde”.

El éxito de la lactancia materna se sostiene en tres pilares básicos: el deseo de la madre, la estimulación (succión) y la alimentación materna.

En mi caso, mi deseo y convencimiento por la etapa que iniciaba eran máximos. Mucho antes que naciera mi hija tuve muy claro que quería dar el pecho. Pero no os voy a negar que el primer mes fue duro. Desde el primer día he tenido una preocupación rondando mi cabeza: si hasta yo, que sabía lo importante que es la lactancia materna, he llorado, cómo no se sentirán aquellas otras mamás que se ven, los primeros meses, bombardeadas y sobrepasadas por informaciones, consejos, opiniones y presiones de los que la rodean (pediatras, enfermeras, familia, amigos,…).

Por mi profesión, conocía todos los beneficios que la lactancia materna aportaría a mi hija y a mí, pero desconocía las dificultades con las que nos encontramos las mujeres que queremos amamantar a nuestras/os hijas/os. Llevar a la práctica la teoría presenta sus dificultades, ¡pero ninguna insalvable!

Toda mujer que decida dar el pecho debe tener claro que se lo van a poner difícil. Pero si mantiene su deseo firme y busca apoyo entre aquellos que defienden la lactancia materna, sobre todo otras mamás con experiencia, va a vivir momentos únicos que le proporcionarán una alegría y felicidad incomparable. Además, le estará haciendo a su hija/o el mejor regalo.

Todavía recuerdo una de las clases de preparación al parto, cuando la matrona nos explicaba las pautas a seguir los primeros días de lactancia; primero comentó que la lactancia debe ser a demanda, y a continuación nos sugirió que el primer día ofreciéramos cada pecho 5 minutos, el 2º día 7 y el 3er día 10 minutos. Éste es un ejemplo de los mensajes contradictorios que nos encontramos y no ayudan al éxito de la lactancia materna. 

A demanda, significa no estar pendiente del reloj y ofrecer el pecho cada vez que el bebé muestre interés. Pueden haber pasado 2 horas y media o 1 una hora desde la última toma y la/el niña/o volver a demandar el pecho. Hay que tener en cuenta que la leche materna no tiene una composición uniforme, sino extremadamente variable de un día a otro, a lo largo del día e incluso durante una misma toma. Este hecho hace necesario dar el pecho a demanda.

Quiero aprovechar este blog para fomentar la Lactancia Materna desde el punto de vista de la solución de problemas o dificultades. Así conseguiremos vivir esta etapa, como una de las más bonitas de nuestra vida. De esta manera invito a todas las futuras mamás y papás a regalarse esta gratificante experiencia.

Gracias Daniela por todo lo que me enseñaste mientras te daba el pecho.

Susana Foix Luna

Zona Privada

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.