Ya llegó la Navidad!!

En mi tierra, es llegar el puente de la Inmaculada, y llegan “Las zambombas” y con ellas el vino y las comilonas. Montaditos, serranitos, chicharrones, butifarra, quesos, jamón, mariscos, berzas, menudo, sopas de tomate, ajos calientes, tortillas de patatas, papas con carne, copas de cream, de fino, cerveza, mosto, polvorones, pestiños, turrones y más, mucho más. ¡Pero que nos gusta un abusar!  Y así nos pasamos todo el mes de Diciembre y parte de del siguiente, luego queremos subir la cuesta de Enero hechos unas bolicas, con nuestras arterias cargaditas de grasas y nuestro hígado por los suelos…

Cuando lleguen las fiestas, señores, recordad que la vida hay que disfrutarla pero todo es mejor… ¡sin abusar!

Por ejemplo, si vamos de Zambombas, beberemos y comeremos, pero siempre, ¡con moderación! Es importante ser comedido: Un plato, una bebida y un postre, como haríamos si estuviésemos en casa, y por supuesto no abandonar el ejercicio. Así, un platillo de papas con carne, una copita de vino (a quién le guste, no se le puede pedir a un jerezano en plenas fiestas, que no se tome una copa de cream) y un par de pestiños serán más que suficientes.

A nuestro cuerpo le quedan más de 30 días de comidas pesadas, así que intentemos comer lo más variado posible: legumbres, verduras crudas y cocinadas, pasta, arroz, carne, pescado, huevo… Repetir un día y otro, embutidos, marisco, carne mechada, ensaladilla, empanadas, tortillas, etc…no ayuda mucho a mantener una dieta equilibrada. Así que en las cenas con la familia, seamos originales y llevemos ensaladas variadas (como las de nuestra web), más platos de verduras y menos de carne.  Los postres también pueden ser ligeros: brochetas de fruta, macedonias, etc. (buscad por internet hay miles de recetas). Vuestros familiares os agradecerán que haya algo fresco y diferente que llevarse a la boca.

Otro gran problema en las comidas de Navidad es que en ningún momento controlamos lo que comemos. Vamos picando de aquí y allí, y acabamos comiendo más de lo que queríamos. Para evitar esta situación, serviros en un plato lo que consideréis que podéis comer y nada más. Si os quedáis con hambre, no os preocupéis, siempre podéis repetir o esperar a los postres, seguro que algún familiar ha hecho un rico flan, o una buena tarta.

Todas estas comidas, no son otra cosa que un acto social, son momentos para estar con la familia, amigos y compañeros de trabajo, sin estrés, ni remordimientos, ni malos rollos. Así que disfrutad, charlar, reír, bailar, cantar pero siempre cuidando de vuestra salud!!.

FELICES FIESTAS

 

 

 

 

Zona Privada

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.